Cómo decorar la habitación del bebé

Recuerdo que cuando estaba embarazada de unos 4 meses, tal como conté en ese post, se nos pasó por la cabeza mudarnos. Vivimos en un piso de dos habitaciones, y necesitamos mantener una mesa de trabajo con ordenador. Entonces, ¿Cuál iba a ser la habitación del bebé?

Afortunadamente, nos dimos cuenta muy rápido de que hacer 2 mudanzas (yo tenía que traer mis cosas de Suiza) en este momento de nuestra vida, y cambiar tantas cosas a la vez, no era la mejor idea. Así que nos quedamos en nuestra casa, en la que estamos cómodos a pesar de no ser muy grande, y empezamos a pensar en crear una “habitación-despacho“. Porque en realidad, teníamos sito de sobra para todo lo necesario. Por fin, ese proyecto es ahora una realidad. A falta de algunas cositas, va cogiendo muy buena forma. Quiero hoy contaros cómo la hemos diseñado por si os ayuda o inspira si tenéis una situación parecida :-)

El mobiliario

Necesitábamos lo siguiente:

  • Un armario para ella, ya que el armario empotrado está ocupado con la ropa de mi marido. Optamos por el modelo Hensvik de Ikea, de 75€.
  • Una cómoda a la que le pondríamos un cojín cambiador encima. Tras quedar escandalizados por los precios de las cómodas que son oficialmente de bebés (aunque es indiscutible que las hay preciosas), decidimos comprar la famosa Hemnes de 3 cajones de Ikea. Pero la hemos personalizado con tiradores con forma de estrella de Pomoline (30 euros los 6), y la diferencia es brutal.
  • La cuna la teníamos prestada. De hecho, nos han prestado dos, una estará en casa de mis padres y la otra en nuestra casa.
  • Y, por nuestras circunstancias, necesitábamos una mesa de trabajo y una silla. Lo que hemos hecho es comprarlas blancas, como el resto de las cosas, y relativamente pequeña aunque práctica, para que destacase lo menos posible.

Ha sido clave la forma de distribuir los elementos, ya que la mesa de trabajo ha quedado en la esquina del fondo, y al estar la cómoda en la misma linea visual, desde la puerta se ve muy, muy poquito. Contamos con la ayuda de la arquitecta de interiores Marta Espel para entender cuál era la mejor manera de distribuirlo todo.

Este es el plano original de la habitación.

Este es el plano original de la habitación.

Elementos decorativos

Aquí estaba la clave para que el aspecto fuese lo más posible de habitación infantil y no de despacho. Lo más característico ha sido el vinilo infantil, que no deja lugar a dudas de que este es el territorio de Sofía. Lo hemos colocado encima de la cuna y lo compramos en Stica (precio según medida, sobre 50€)

Vinilo en la pared sobre la cuna

Vinilo en la pared sobre la cuna

Hemos comprado también una lámpara beige con estrellitas en El Corte Inglés (40€), y un espejito blanco sobre el cambiador que le da un toque muy bonito. El cambiador es de Arte Mur, a juego con la lámpara.  Cambiamos también los estores tipo despacho por uno de Leroy Merlin que, aunque no es infantil, es mucho más suave.

Cómoda con tiradores de estrella, espejo y lámpara infantil

Cómoda con tiradores de estrella, espejo y lámpara infantil

Visión de la zona izquierda de la habitación ya con el estor correcto

Visión de la zona izquierda de la habitación ya con el estor correcto

 

Uno de los caprichos fue una alfombra infantil de Lorena Canals. Son lavables en la lavadora y la cogimos en rebajas a 80€. La podéis ver en esta foto desde la puerta que hicimos todavía con los estores viejos.

FullSizeRender_2

Por último, colocamos una balda blanca sobre la zona de la mesa de despacho para poder llenar, al igual que la parte superior del armario, de peluchitos y demás cosas bonitas.

¿Qué os parece? ¿Cómo habéis preparado vosotros la vuestra? Nosotros al final estamos contentos de que no hemos tenido que renunciar del todo a tener una habitación infantil a pesar de la necesidad de mesa de trabajo. ¡No hay como ponerse!

 

 

 

Comparte este Post...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on TumblrEmail this to someonePrint this page

Deja un comentario

Conectar con: