El efecto barriga

¿Tú sufres (o disfrutas) el efecto barriga? ¿No sabes lo que es? Es la forma que se me ha ocurrido para ponerle un nombre a todas aquellas situaciones que cambian con una barriga de embarazo.

Sí, porque como por arte de magia, el tener una buena tripa de embarazada, genera conversaciones, reacciones, comentarios, que nunca ocurrirían con una mujer no embarazada.  Os cuento algunos ejemplos con los que, casi seguro, os vais a sentir identificadas:

  • Preguntarte cuánto has engordado: No sé en otras culturas, pero en la nuestra, no se le pregunta a una persona desconocida, o casi desconocida, así en medio de la comida o de la cena, cuánto pesas o cuánto ha engordado en los últimos meses. Pues cuando estás embarazada, todo el mundo considera normal que informes a diestro y siniestro de cuánto pesas y cuánto llevas engordado. La verdad, yo no lo puedo entender. Solo lo comprendo si viene de otra mujer embarazada de menos tiempo que tú, que quiere tener una referencia.

el efecto barriga

  • Conversaciones en el vestuario del gimnasio con desconocidas como si fuesen hermanas: Sí, esto me ha pasado mucho. Cuando voy a mis sesiones de pilates o de piscina para embarazadas y me cambio en el vestuario, numerosas señoras se quedan contemplando mi tripa y empiezan a interrogarme sobre mi embarazo. Nótese que llevo 5 años yendo al mismo gimnasio, y nunca nadie me había hablado.
  • Situaciones surrealistas en el trabajo: He tenido compañeros, hombres, que han venido a comentarme que estaba trabajando hasta demasiado tarde, otros con los que había cruzado 3 palabras en la vida que me han preguntado si iba a dar el pecho, compañeras que me han recordado que tengo que hacerme masajes perineales… Qué queréis que os diga, yo tengo compañeros de trabajo que ya se han convertido en amigos, pero todo esto ha venido de gente con la que no pasaba del buenos días.
  • Todo el mundo es la mejor madre/padre/ginecólogo/pediatra que hay, aunque sean economistas: Es fascinante como todo el mundo considera que tiene la razón en todo lo relacionado con embarazo, maternidad y crianza. Desde qué debo comer o no, cómo criar a la peque, etc. etc. Todo el mundo tiene opinión sobre todo, y te la da sin que la pidas.

¿A que os suenan algunas de estas situaciones? ¿Cuáles habéis tenido vosotras? Yo reconozco que depende del día y de cómo me pillan, en general me río, pero alguna vez me toca un pelín la moral.

 

Comparte este Post...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on TumblrEmail this to someonePrint this page

4 comments

  1. annalunalunera says:

    Jajajajajaa, el otro día escribí un post de las cosas que la gente le dice a una embarazada. Lo del peso y los consejos no pedidos es lo que más me molesta, pero una amiga me dijo: tienes que entender que un bebé es un “bien” de la comunidad, es el futuro. Según ella hay una cosa ancestral de protección… y según yo lo que hay son muchas ganas de fastidiar jajajaja.
    te dejo el post este: http://annalunalunera.blogspot.com.es/2015/07/semana-24-que-no-decirle-una-embarazada.html

    • Martina al Habla says:

      Lo leí y te comenté por twitter… O igual esa fue mi intención y no lo hice, que últimamente me pasa mucho que no me acuerdo de si hago o no hago las cosas… Vaya desastre, jajaja.
      Es verdad que la gente siente que un bebé es como un bien común, jajaja.

  2. Silvina says:

    Jajaj tan cierto! Lo pero que me ha pasado es que una chica con obesidad mórbida me diga que sólo debo comer frutas así no engordo. Por Dios! Que caradura! Como si pudiese controlar el hambre canino con una mandarina. Hay que ver lo tarada que es la gente.

    • Martina al Habla says:

      Hola Silvina! Muchas gracias por comentar! Yo tuve un hambre bestial en embarazo y primeros 4 meses post parto, y una mandarina desde luego no lo solventaba, jajajaja. A la gente le encanta opinar sobre los demás, supongo que no queda otra que tomarlo con humor!
      Un abrazo!

Deja un comentario

Conectar con: