El fin de nuestras vacaciones en familia

Hace exactamente una semana volvimos a Madrid tras la segunda parte de nuestras vacaciones. Pasamos 13 días en la casa familiar en el pueblo, en nuestra Galicia natal, junto con padres, tíos, abuelos y hermano. Tanto nosotros como Sofía lo pasamos fenomenal. Ella descubrió muchísimas cosas nuevas, se lo pasó bomba con los perros, el gato, arrancando hierba, matando mocas con el matamoscas… Vamos, todo fue una aventura.

Pero además, las vacaciones me sirvieron para reflexionar sobre lo distinto que es tener hijos según tengas o no familia para darte apoyo en el día a día. Durante todos esos días de vacaciones, sobraban manos para hacer las cosas. Desde cambiar un pañal, dormirla, darle la merienda o preparar un biberón. En todo momento había gente de apoyo. Pero no cualquier gente, sino personas en las que confías plenamente, de manera que de verdad descansas.

Es entonces cuando te das cuenta de que puedes ir a hacer pis en el mismo momento en que te entran ganas, aunque a tu hija le toque comer. Que te puedes duchar a la hora que quieras, que puedes echar una siesta o irte a hacer recados sola. Que una vez que la niña está dormida, te sientas a cenar a mesa puesta, con los biberones ya lavados, sin tareas pendientes. Que la ropa de la enana aparece limpia como si fuera magia. En definitiva, tienes toda una “tribu” con la que compartir el cuidado de la enana.


Para nosotros, es una situación puntual. En nuestra rutina normal, somos mi marido y yo los que nos encargamos de todo. Unos abuelos viven a 30km, pero trabajan, así que aunque nos dan la vida en momentos puntuales, no podemos contar con ellos en el día a día. El resto, están a 600km.

Después de estas vacaciones, nos hemos dado cuenta de lo distinto que sería, y lo distinto que sería también plantearse tener más hijos (tanto el cuándo como el cuántos), si esa “tribu” estuviese siempre. Así que si sois de los que tenéis a padres, hermanos, etc., que viven al ladito, valoradlo :-) Me imagino que tiene su pequeño lado malo si no respetan ciertos límites o vuestro estilo de crianza, pero aprovechad toda la ayuda que os puedan dar.

Y también al contrario, cada día admiro más a aquellos que son madres/padres en solitario. De verdad que son auténticos héroes.

¿Cómo habéis pasado vosotras las vacaciones?

Comparte este Post...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on TumblrEmail this to someonePrint this page

8 comments

  1. Vanessa says:

    Hola!! Totalmente identificada, nosotros estamos solitos, solitos para todo. La familia a 600 km. Nuestro peque empezó a andar en las vacaciones, justo cuando llegamos a casa de los abuelos y alli no faltaban brazos ni ojos! Así que el papá y yo hemos podido descansar, hablar, tomar café tranquilos…Todo un lujo! Hay que valorar mucho la ayuda. Y lo de tener más niños….hay que ser muy valientes jeje

    • Martina al Habla says:

      Hola Vanessa!
      Muchísimas gracias por comentar. Exacto, tomar un café sin interrupciones se convierte en un lujo, jeje.
      Totalmente de acuerdo en que hay que ser unos valientes para tener más de uno… Lo único que anima es pensar que con el tiempo se entretienen el uno al otro, jajaja.
      Un abrazo

  2. Evita says:

    Buah este blog parece mío jejejejeje. Siento como mías y entiendo todas y cada una de tus palabras. Yo la tengo más cerquita, a 200km, pero sean más o sean menos la cosa es que en el día a día no están y es que cuando están la vida da un giro radical!
    Sólo tengo palabras de agradecimiento a los que nos ayudan y palabras de ánimo para los que estamos en esta situación.
    ¡Somos unos máquinas!
    Ah! y que si necesitas mi ayuda ya sabes! puede que me pilles en un buen momento como para echar una mano a una amiga 😉 Sara seguro que lo entendería jeje

    • Martina al Habla says:

      Eva,
      Cuánto me alegra que te sientas identificada. Siempre digo que hay dos motivos por los que escribo: para desahogarme y por si puedo servir de ayuda en algo para otras mamis, así que me hace mucha ilusión.
      ¡Ah! Cuidado con lo que ofreces que en un pis-pas te digo que sí!
      Un abrazo enorme :-)

  3. Carmma says:

    Yo estoy en una situación parecida, todo familiar existente está a 40km de casa, y aunque de vez en cuando viene alguna abuela no es lo mismo que tenerlas cerca, yo me lo planteó muchas veces, sobretodo desde que llegó Pau, el segundo, no quiero imaginar como sería mi vida si pudiera contar con alguien aquí cerca.. Porque me deprimo!

  4. Paz says:

    Aquí otros de los que andamos solos.
    Los padres de mi marido fallecieron hace muchos años y los míos viven a 700 km.
    Por lo que también somos de los que tenemos que ajustarnos a horarios al dedillo y tener la vida estructurada a tope para que no se convierta todo en el caos absoluto.
    Por supuesto, no recuerdo la última vez que salimos a cenar solos, fuimos al cine o cualquier plan de pareja…
    Y pese a todo nos hemos animado a tener un segundo hijo.
    Aquí estamos, con uno de tres años y medio y otra con diez semanas.
    Una locura absoluta! Nadie dijo que fuera fácil pero… ¡Yo no lo cambio por nada!

    • Martina al Habla says:

      Hola Paz! ¡Tienes toda mi admiración! ¿Cómo van esas primeras semanas con la pequeña? Me quedo con tu frase final que me parece maravillosa, que no sea fácil no significa que no valga la pena.
      Un abrazo enorme!

Deja un comentario

Conectar con: