¿La mejor lactancia? La respetada

Hace dos meses y medio que nació Sofía, y desde hace un mes, se alimenta exclusivamente de leche de fórmula. 

Hace días que quiero escribir este post, e iba a explicar las razones por las que hemos elegido el biberón. Pero no voy a hacerlo. Porque no tengo que dar explicaciones a nadie, no me tengo que justificar. Para mi hija y para mí, esto es lo mejor, y punto.

Lo que no puedo entender por más que me esfuerce, es que taaantas veces yo haya sido juzgada, que de alguna forma se me hayan pedido “explicaciones”, que me hayan presionado. ¿A quién narices le importa lo que hago o dejo de hacer? Solo debería importarle a mi marido y a mi hija, ambos encantados con mi decisión.

Es evidente que la presión para dar el pecho es cada vez mayor, y si me permitís, exagerada e idealizada. Para muchas, no es una experiencia maravillosa, y seguir mintiendo (me atrevo a usar la palabra a riesgo de perder lectoras) diciendo que siempre se puede, se disfruta, y vale la pena, solo genera mujeres tristes y llenas de culpa cuando ellas no lo logran.  Siendo este el panorama, yo sabía que sería juzgada.

Pero lo que ya es el colmo es cuando tengo mamás a mi alrededor que sí están felices con el pecho, sus hijos están sanos, y reciben presión para meter biberones. Muchas veces, por parte de pediatras. ¿Cómo puede ser?

He llegado a la conclusión de que hagas lo que hagas, la gente necesita meterse, opinar y criticar. Por eso, creo que la mejor lactancia es una que casi nadie consigue tener: la respetada.

Porque somos mujeres informadas capaces de tomar decisiones, y la presión y opinión destructiva no aporta nada. Si quiero dar pecho y me presionas para que meta biberón, no me respetas ni me ayudas, y lo mismo en la situación inversa.

Así que os deseo que consigáis la mejor lactancia: la elegida y respetada. 

Comparte este Post...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on TumblrEmail this to someonePrint this page

2 comments

  1. Arantxa (en Mi Cajón de Sastre says:

    Comparto tus palabras. Deberíamos respetar cualquier opción sin entrar a valorarla, porque no conocemos su situación. Muy acertado!

  2. Martina says:

    Además, ¿qué nos importa a los demás? Ayer me dijo una frase mi marido llena de sentido: “la única que tiene derecho a juzgarte como madre es tu hija, lo que diga el resto que te entre por un oído y te salga por el otro”

Deja un comentario

Conectar con: