Nuestro curso de preparación al parto

Cada vez va quedando menos para que llegue Sofía a nuestras vidas. De hecho, embarazada como estoy ahora de 36 semanas y media, tengo sentimientos encontrados. Por una parte, con muchas ganas de conocerla y empezar a disfrutarla, pero por otra con algo de pena de que se acabe la etapa del embarazo. En fin, lo que está claro es que iba siendo hora de ponerse con las clases de preparación al parto si no queríamos que nos pillase el toro, jeje. Hoy quiero compartir con vosotras cómo está siendo nuestra experiencia.

Al contar con seguro médico privado gracias a la empresa en la que trabajo, y dada mi necesidad de flexibilidad horaria durante gran parte del embarazo, hemos optado por hacer las clases en un centro privado. En concreto, en el centro que está asociado al hospital donde daremos a luz. Le hemos encontrado dos grandes ventajas a cómo organizan las clases aquí:

  • El curso se compone de 12 clases, y tú puedes consultar online cuándo hay sesiones de cada una de ellas, y apuntarte a las que quieras y en el orden que quieras (dentro del sentido común claro)
  • Al estar asociado con el hospital, nos explican con mucho nivel de detalle cómo se hacen las cosas en el mismo. Porque ya sabéis que cada hospital es un mundo para ciertas cosas. Así, estamos más preparados para lo que nos espera exactamente a nosotros.

Nosotros, por falta de tiempo por un lado, y porque yo busqué algunas otras fuentes de formación dado que pasaba mucho tiempo en Suiza, solo haremos 5 de las 12 clases. De hecho, hemos ya 4 y solo nos queda una.  Las clases que hemos hecho han sido:

MI clase de respiraciones y pujos del curso preparto

Mi clase de respiraciones y pujos del curso preparto

  • Parto y puerperio: Una maravillosa sesión impartida por una matrona donde te explican, con todo lujo de detalles, todo lo que hay que saber de esos dos momentos tan claves.
  • Charla sobre la utilidad de las células madre del cordón
  • Entrenamiento de pujos y respiraciones para el parto: Impartida por una fisioterapeuta especializada, nos han explicado las respiraciones más adecuadas según la intensidad de las contracciones, así como la técnica para los pujos. Como somos muy disciplinados, lo practicamos cada tarde. Es un momento incluso bonito en pareja.
  • Cuidados del bebé: Aquí me mataron la espalda, pero valió mucho la pena. Una sesión de 4 horas con una pediatra donde nos explicó muy a fondo cómo son los bebés cuando nacen (para no llevarse sorpresas, jejeje), qué cosas son normales y cuáles no, y los cuidados básicos.
  • Taller de lactancia materna: Técnica,posturas y posiciones, agarre, mitos y errores, cómo vencer las primeras dificultades… Será lo que me expliquen este jueves en la que ya será mi última clase.

Las clases que no he hecho han sido: Explicación del control médico en el embarazo, alimentación, homeopatía, cómo manejar los celos del hermanito, cuidados generales en la gestación y gimnasia prenatal.  De todas esas cosas, con el excelente y extenso tiempo que tengo con mi ginecóloga cada vez que he ido, con el servicio de matrona online que contraté, y con las clases presenciales de gimnasia para embarazadas, consideré que lo tenía cubierto.

Ahora viene la pregunta del millón… ¿Hace falta hacer clases de preparación al parto? Pues bien, es evidente que no. Durante miles de años no han existido. Pero yo, sin lugar a dudas, las recomiendo a padres primerizos como nosotros.  Especialmente, la explicación de cómo es el parto y el puerperio y los cuidados del bebé. Gracias a ellas, tenemos una visión mucho más clara de cómo serán las cosas, qué esperar de esa etapa, y unas nociones básicas que nos hacen sentirnos menos inseguros de cara a cuando volvamos a casa. Por tanto, yo recomiendo hacerlas. Especialmente teniendo en cuenta que la propia Seguridad Social las pone a nuestra disposición a través de los distintos centros de salud.

Y vosotras, ¿Hicisteis curso o fuisteis “a pelo”?

 

Comparte este Post...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on TumblrEmail this to someonePrint this page

4 comments

  1. micajondsastre says:

    A mí también me da pena que se termine el embarazo, y eso que es el segundo, pero tengo la sensación de que éste lo he disfrutado de diferente manera y aunque he hecho cosas que en el otro no, me faltan muchas por hacer.
    Al margen de eso, me falta preparar prácticamente todo, que con el primero a estas alturas ya tenía hecho. Ay madre!!!
    Ánimo en tu recta final!!

    Arantxa Mi Cajón de Sastre
    http://blogmicajondesastre.blogspot.com.es/

    • Martina al Habla says:

      Hola Arantxa!
      Por lo que veo en mi entorno, es muy habitual que con el segundo las cosas se retrasen un poquito. Yo estoy convencida de que eso es porque las mamás que ya tenéis experiencia sabéis que en realidad no hace falta tanto preparativo!
      Ánimo en tu recta final a ti también y a seguir con esas cosas tan preciosas que prepararas :-)

  2. Beatriz says:

    Que buena pinta tiene ese curso! A mi me hubiera venido muy bien la clase de cómo menejar los celos del hermanito :)
    Animo que no queda nada…yo hoy empiezo la semana 38…deseando que salga :)

Deja un comentario

Conectar con: