Pasar al bebé a su habitación: Nuestra experiencia

Hace 4 noches que Sofía duerme en su habitación solita. Hasta ahora, dormía con nosotros en la habitación, al lado de nuestra cama en su minicuna.

¿Cuándo hay que cambiar a un bebé a su habitación? Pues yo en esto soy bastante radical: Cuando a vosotros, los papis, os convenga y os encaje. Y es que dependiendo de cada bebé, de las rutinas de cada uno, se está más cómodo de una forma o de otra.

Nosotros creíamos que estaríamos más cómodos con ella en nuestra habitación para que fuese más sencillo atenderla, pero en los últimos tiempos, cada vez se despertaba con más frecuencia, y empezábamos a estar agotados. Por eso quisimos probar qué pasaba si la cambiábamos de habitación: No queríamos quedarnos con la duda de si, por lo que fuese, nosotros no le estábamos ayudando a que su sueño fuese más duradero.

Así que el viernes pasado, dimos el paso e introdujimos los cambios. Lo digo en plural porque, aunque el más gordo ha sido el cambio de habitación, hemos modificado también otras cosas:

  • Cuando llora por la noche, si no es probable que tenga hambre, en lugar de cogerla en brazos inmediatamente, intentamos primero ver si se calma con caricias/poniéndole el chupete. 
  • Si tenía hambre, cacota, un eructo… Procuramos resolverlo y volverla a meter en la cuna. Ella es muy activa y le encanta jugar y observarlo todo, por lo que muchas veces nos pasaba que nos quedábamos despiertos 1 hora u hora y media en el medio de la noche.
  • Lo que no ha cambiado ni va a cambiar, simplemente porque nosotros no nos sentimos cómodos, es que no la dejamos llorar sola más de un par de minutos.

Con todo esto buscábamos que, aunque se despierte varias veces, su sueño total fuese mayor y con interrupciones más cortas.

Cómoda con tiradores de estrella, espejo y lámpara infantil

¿Cómo nos va?

Pues creemos que bien. Digo creemos porque solo han sido 4 noches, pero ya hemos notado cosas positivas.

  • La primera noche se despertó con muchísima frecuencia, cada hora y media aproximadamente, pero solo fue esa noche.
  • No hemos estado más de 20-25 min despiertos por la noche,  que han sido cuando ha habido que cambiarla o darle el bibe, ya que por muy espabilada que parezca que esté, al dejarla en la cuna con su muñeco, música y proyector, se duerme.
  • Está haciendo unos 3-4 despertares en 11-12 horas, y si no tiene hambre, lo resolvemos en segundos poniéndole el chupete. Antes, la cogíamos en brazos para mimarla antes de intentar nada más, y nos empieza a dar la sensación de que la espabilábamos sin querer. Por supuesto, cuando tiene que comer o cualquier otra cosa es otro asunto, pero nos estamos dando cuenta de que a veces solo quiere el chupete.

Y uno de los MAYORES descubrimientos no ha sido en la niña, ha sido en mi. Duermo muchísimo más profundo, estoy mucho menos en alerta. No estaba siendo consciente de lo en tensión/atenta que estaba toda la noche, percibiendo cada tos, cada sonidito, cada giro que daba en la cuna. Ahora solo la oigo si llora o chilla, no si hace cualquier ruidito normal y corriente mientras duerme. Por tanto, descanso muchísimo mejor. 

Por supuesto, esta es NUESTRA experiencia. Yo no creo que se pueda generalizar qué es mejor o peor, pero a nosotros esto, de momento, nos está yendo bien.  Está siendo clave para nuestra tranquilidad utilizar un vigilabebés, en nuestro caso el uGrow de Philips que tuve la suerte de ganar en un concurso en Twitter, y del que espero poder haceros una review completa esta misma semana.

Vosotras, ¿Cómo os organizáis?

Comparte este Post...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on TumblrEmail this to someonePrint this page

5 comments

  1. Evita Be says:

    Yo por logística tuve que sacar a Sara a dormir en cuna y solita con 3 meses y medio. Nos fuimos en vacaciones de navidad a nuestra tierra natal, Salamanca y como allí no tenemos casa propia tuvimos que adaptarnos a la de mis padres. En la habitación donde dormimos no cabe una cuna así que no nos quedó otra que probar y ¡oye¡ ¡que durmió toda la noche del tirón!
    A día de hoy usamos un intercomunicador (con el que estoy encantada, por cierto. Es el Philips Avent SCD570) incluso en nuestra minicasa porque puedo cerrar su puerta para que no le lleguen los ruidos y así puedo oir todo lo que diga o haga (aunque sea bla bla bla jejeje). También durante la noche me da tranquilidad porque yo cuando cojo el sueño no lo suelto y me da miedo no enterarme de si llora (descartado queda que el padre se entere porque es aún peor que yo).
    En cuanto a su descanso estamos notando que cada día le gusta más dormir en su cuna. Ya podemos dejarla despierta con su zorro rojo (creo que descatalogado de ikea) y a los 5 minutos está fritita :-)
    ¡¡¡Vaya tostón de comentario!!!
    Como siempre un placer leer tus entradas 😉 Soy tu superfan jejeje

    • Martina al Habla says:

      ¡Muchas gracias Eva por tu comentario!
      Para nosotros el intercomunicador también es clave :-) Por muy pequeña que sea la casa, ayuda poder cerrar las puertas para aislarle del ruido, y poder verle la carita cuando oyes un ruidito sin necesidad de levantarse.
      Nosotros aún no somos capaces de que se duerma solita al principio de la noche, pero sí después de darle el bibe de madrugada algunas veces :-)
      Gracias por estar siempre ahí!!

Deja un comentario

Conectar con: