Preparando el embarazo

Qué duda cabe que desde que existimos los humanos, hemos sabido crear bebés. Sin pasar antes por el ginecólogo, ni tomar vitaminas, ni cambiar la dieta ni hacerse tests de ovulación.

Pero, si un embarazo se planifica, nunca está de más aprovecharse de todos los conocimientos que existen hoy en día para maximizar las posibilidades de que todo vaya bien.

En nuestro caso, teníamos en mente una fecha aproximada para empezar a intentarlo, y unos meses antes, empecé los “preparativos”. Pequeñas cosas que, espero, hagan que mi embarazo salga lo mejor posible. En unos meses podremos comprobarlo :-)

  • Acude al ginecólogo: No me cansaré de repetir este consejo. En el momento en el que sepas que en pocos meses lo vais a intentar, pide cita con tu ginecólogo y díselo. Te hará una revisión, igual que la anual, pero con la “mirada especial” de saber que quieres ser madre. Esto es estupendo, porque a veces hay pequeñas cositas que no tienen importancia, pero se tardan unos meses en solucionar. Si lo descubres cuando ya lo quieres intentar en ese momento, es un poco jarra de agua fría. En cambio, con tiempo, estarás perfecta para cuando llegue el momento.  Los especialistas más aplicados aprovechan y hacen también analíticas muy completas, incluyendo serología, toxoplasmosis, etc.
  • Empieza con un suplemento de ácido fólico: Según las fuentes que se consulten, algunos especialistas recomiendan empezar 3 meses antes, otros 6, otros hasta un año antes de la concepción. Lo que es indiscutible es que las reservas de ácido fólico son claves en el primer trimestre, y que nuestro cuerpo es muy listo y absorbe solo las vitaminas que necesita. Yo empecé 5 meses antes.
  • Haz ejercicio:  Mantenerse en forma antes y durante el embarazo es clave para la recuperación posterior. (Aunque yo creo que ahí la genética es la mejor o la peor aliada, según el caso, pero de eso ya hablaremos en otro momento). Cuando digo estar en forma, no me refiero a ser capaz de correr una maratón, sino a mantener un mínimo de tono muscular. Haz bici, camina rapidito, ejercita los abdominales, nada, baila. 3 o 4 veces a la semana es ideal.
  • Aficiónate a la crema o aceite corporal: La piel tarda unos 3 o 4 meses en aumentar significativamente su elasticidad, así que cuanto antes empieces a tenerla perfectamente mimada, más probabilidades tendrás de ganarle la batalla a las estrías. Al menos usa una crema hidratante nutritiva a diario, y si quieres ser la alumna aventajada, empieza con aceite antiestrías en pecho y tripa.

Como veis, es un buen momento tanto para asegurarnos desde un punto de vista médico de que estamos perfectas, como para mimarnos un poco más para sentirnos más guapas durante y después.

¿Y vosotras, os preparasteis?

Comparte este Post...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on TumblrEmail this to someonePrint this page

Deja un comentario

Conectar con: