Qué fácil es la teoría sobre ser madre, qué difícil la práctica

Hace casi 15 meses que soy madre. 15 meses que, por un lado, han volado, pero por otro, han sido los más intensos de mi vida. Como supongo que le ocurre a toda mujer que es madre por primera vez, ninguna experiencia es comparable a esta transformación, ni en importancia ni en intensidad.

En estos 15 meses he vivido mucho, sentido mucho, aprendido mucho (y dormido menos, jajaja, tenía que decirlo). Una de las cosas que he visto con más claridad es, que en todo lo que se refiere a criar a los hijos, es mucho más fácil la teoría que la práctica.  Qué claro lo tiene todo uno en teoría, ¿Verdad? Y luego llega la vida real, el día a día, y las cosas no son tan evidentes.

Qué fácil es también juzgar desde fuera. Yo misma lo hacía antes de ser madre. Pasamos unos minutos o unas horas con un bebé y sus padres, y nos creemos capacitados para juzgar, opinar, recomendar. Nos creemos que sabemos más que ellos, que somos más listos que ellos.

15 meses después, me sigue pasando. Gente que viene a decirme qué tengo que hacer con la niña, cómo hacerlo, etc. O lo que es peor, juzgando lo que hago. A estas alturas de la película, no debería afectarme. Pero me afecta. Más que afectarme, me cabrea un poco. Dependiendo del día, del cansancio, del humor… el cabreo es más o menos intenso y dura más o menos, pero está ahí.

He avanzado muchísimo, porque cuando Sofía estaba recién nacida, no es que me cabreara, sino que a veces me hacía dudar de si estaba haciendo lo correcto. Ya no. Mi marido y yo conocemos a la niña mejor que nadie. Y queremos a nuestra hija con su personalidad, que respetamos al máximo.

Cada bebé es distinto, cada bebé tiene necesidades particulares. Hoy en día tendemos a leernos libros, teorías, métodos, que pretendemos que se puedan aplicar a todo el mundo. No se puede. Ningún bebé y ninguna madre son iguales. Me atrevería a decir que incluso la misma mujer, no es la misma madre con su primer hijo que con el siguiente. Por todo ello, muy posiblemente, nadie sabe mejor que ella qué es lo correcto para su bebé.

Escribo esto para, por un lado, desahogarme, y por otro, poner mi granito de arena. Si estás leyendo esto y no eres madre aún, de verdad, créeme, no tienes ni idea de lo que tu hermana/amiga/prima está pasando. La mejor manera de ayudarla es preguntar cómo la puedes ayudar, no opinar ni juzgar. Si estás leyendo esto, eres madre reciente y estás pasando por esto, no estás sola, mándalos a todos a donde te parezca.  Si lees esto y has sido madre hace mucho tiempo, echa la vista atrás y recuerda cómo te sentías, has pasado por lo mismo.

Eres única, tu hij@ es único, tomarás las decisiones correctas.

 

PD: Todavía puedes participar en el sorteo de un altavoz bluetooth para tu Iphone, hazlo aquí.

Comparte este Post...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on TumblrEmail this to someonePrint this page

4 comments

  1. EvitaBellido says:

    Es curioso que no recuerde demasiado bien los achaques del embarazo pero los primeros días como madre los tengo grabados a fuego.
    ¡Fueron los días más difíciles de mi vida!
    Luego mejoró un poco pero no ha habido ni un día sin dudas, sin miedos y por supuesto ni sin críticas ni sin consejos no pedidos… (Aparte de las cosas buenas, claro)
    ¡Pero oye, una lo hace lo mejor que puede! Y en nuestro caso concreto no lo estamos haciendo demasiado mal, ¿no crees? No hay más que ver lo cariñosas y felices que son nuestras niñas… :-) :-) :-)
    Va a ser que en lo que a nuestras hijas se refiere no hay nadie que sepa mejor qué necesitan.
    Ya han pasado 15 meses y cada día que pasa levanto más la cabeza y mi voz es más firme cuando por desgracia tengo que defender lo que hago o dejo de hacer con mi hija puesto que cada día la conozco mejor. ¡MEJOR QUE NADIE! Un oléeeee por nosotras!!!!
    (siento el tostón, me he venido arriba XD)

  2. Martina al Habla says:

    De tostón cero!!
    Muchas madres se sienten igual, así que cuanto más lo digamos bien alto, más ayudaremos, o eso creo yo.
    Es increíble que hayan pasado ya 15 meses, si parece que fue ayer cuando estábamos con el tripón.
    ¡A disfrutar de cada día!

Responder a EvitaBellido Cancelar respuesta

Conectar con: