Síndrome del nido y bolsas de ropa

Cuando una se queda embarazada, y empieza a leer blogs, libros, revistas, etc., empieza a escuchar términos que antes le sonaban a chino. Uno de ellos es “síndrome del nido”.

¿Qué es exactamente? Recurrimos a la Wikipedia para tener una definición medio oficial: Se conoce como Síndrome del Nido a un tipo de conducta que se produce con frecuencia en las mujeres embarazadas consistente en incrementar el tiempo dedicado al orden y limpieza de la casa, a poner en orden las estancias, lavar las ropas, etc. Este tipo de conducta se da principalmente en el tercer trimestre del embarazo, es decir en fechas que se acercan a término. Algunos expertos plantean como hipótesis para explicar esta conducta que es una forma de afrontar la ansiedad ante la llegada del nuevo bebé, o como deseo de controlar la nueva situación. En todo caso esta actividad provoca sensación de tranquilidad y confianza a la futura madre.

Yo, que de limpiar no soy muy fan, pensé que no iba a sufrir este síndrome. Como en tantas otras cosas, estaba equivocada. No me ha dado por limpiar más, pero sí por ordenar, por tirar, por llevar cosas al trastero.  Además, en mi caso, la ansiedad se duplica: Tengo que hacer sitio para todas las cosas que tenía en el extranjero y para la niña. 

¿Qué estoy haciendo? Ordenar ropa, bolsa, zapatos, cacharros de la cocina, etc. Tirar o donar todo aquello que en 3 o 4 años no he usado ni parece que vaya a volver a usar, y almacenar aquello que creo que en aproximadamente el próximo año no usaré.

Y en esa parte del almacenamiento estoy enamorada de un solución que hace cosa de 2 años me descubrió la madre de mis hermanos: bolsas para guardar ropa “al vacío”. Son unas bolsas plásticas con una válvula que permite con la ayuda de la aspiradora, extraer todo el aire y que ocupen la mitad.  La ropa queda completamente cerrada, por tanto no entra polvo, lo que lo hace ideal para aprovechar espacio debajo de la cama, en el trastero, etc. Os juro que el momento donde enchufas la aspiradora y aquello se reduce a la mitad produce auténtico placer, jajaja.

síndrome del nido

Tengo que ir poquito a poco porque acabo con molestias en la espalda, pero creo que al final conseguiré la sensación de que tenemos suficiente sitio y todo está bajo control.

Y vosotras, ¿Tenéis síndrome del nido? ¿Por dónde os ha dado a vosotras?

Comparte este Post...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on TumblrEmail this to someonePrint this page

5 comments

  1. Rocío Blay (@RocioRBS) says:

    Asegúrate de que las bolsas son lo suficientemente grandes o que no tienen pliegues raros (como las de Ikea)… Aquello de “puedo con las leyes de la física y por mis mismísimos esto entra aquí” a veces como que no da resultado… Auqnue luego las risas están aseguradas… xD

    • Martina al Habla says:

      Hola Rocío!
      Sí sí, ya he comprado las bolsas especiales para la labor, porque si no se puede liar bastante… Y he tenido que comprar alguna más de las iniciales porque digamos que pretendía que me cupiesen más cosas de las posibles, jajaja. Siempre he tenido un problema y es que me agobia el número de bultos!

Deja un comentario

Conectar con: